Porcuna es noticia

Las noticias de nuestro pueblo en www.deporcuna.com

Posts Tagged ‘meioambiente’

Porcuna, ciudad milenaria entre un mar de olivos… y de plásticos

Posted by deporcuna en 1 junio 2019

Semana de boicot al plástico desechable, del 3 a 6 de junio, organizada por el movimiento Residuo Cero 
(https://www.facebook.com/events/883238505352545/)

 

Además de fuente de riqueza y trabajo, nuestro denominado mar de olivos posee valores culturales, paisajísticos y ambientales excepcionales que marcan nuestras costumbres y vida cotidiana, desde la dieta hasta el panorama de nuestra caminata diaria para mantenernos en forma. Los olivos son ese elemento constante que te acompaña al pasear por los campos de Porcuna, aunque no el único. Un nuevo elemento se ha colado en el paisaje y empieza a ser omnipresente en nuestros campos: los residuos plásticos.

Solo hace falta darse un paseo por “Los Llanos Pezcolar” para darse cuenta de que no hay un par de metros de cuneta sin algún tipo de basura. Botellas, tetrabriks, bolsas, latas, cartuchos, envases de todo tipo y hasta neumáticos se acumulan en terraplenes, cunetas y arroyos ofreciendo una imagen más propia de vertedero que del patrimonio de la humanidad que nuestro campo aspira a ser. Pero, además de los evidentes daños estéticos, ¿por qué debería preocuparnos esta creciente contaminación de residuos plásticos?

Residuos plasticos en “Los llanos Pezcolar” (Porcuna, Jaén; marzo 2019)

Los plásticos son polímeros, típicamente derivados del petróleo, a los que se les añade aditivos que les dotan de propiedades beneficiosas para múltiples usos como la dureza y la durabilidad. Estas mismas propiedades contribuyen sin embargo a la gran persistencia de los residuos plásticos en el medio y así a diferentes problemas ambientales. Según varios estudios científicos, la degradación completa de una bolsa de plástico puede tomar hasta varios centenares de años [1,2]. Durante este periodo, los plásticos se fragmentan en trozos cada vez más pequeños a medida que la luz del sol las hace quebradizos, dando lugar a partículas milimétricas, muchas imperceptibles al ojo humano, llamadas microplásticos.

Garrafa de plástico fracturándose en trocitos cada vez más pequeños y creando microplásticos en “Los Llanos Pezcolar” (Porcuna, Jaén; marzo 2019)

Aunque la investigación del impacto de los microplásticos sobre el suelo es aún muy reciente, sabemos que estas partículas pueden absorber contaminantes orgánicos e inorgánicos del medio (además de sus propios aditivos), infiltrarse en los suelos, contaminar los acuíferos, y ser ingeridos por organismos que, al no poder metabolizarlos, los acumula a lo largo de toda su vida [3,4,5]. Por ejemplo, estudios recientes han demostrado que la ingestión de microplásticos puede afectar negativamente al crecimiento y reproducción de pequeños artrópodos y lombrices, así como acelerar su mortalidad [6,7]. Los microplásticos también pueden perjudicar la actividad bacteriana de los suelos e impactar sus propiedades fisicoquímicas (e.g. densidad aparente y capacidad de retención de agua), empeorando así los servicios ecosistémicos que ofrecen y la productividad a largo plazo [8,9].

Muchos de los plásticos que tiramos a nuestros campos pasaran por tanto a formar parte de nuestro suelo con todas las consecuencias que eso conlleva. Muchos otros serán transportados por la escorrentía hacia puntos de baja elevación, hasta llegar al arroyo Salado de Porcuna. No es casualidad que “Los Llanos Pezcolar” y la cuenca del Salado sean de los lugares del municipio donde más plástico se divisan. Muchos plásticos se unirán por tanto a las aguas residuales del municipio en su camino hacia el río Guadalquivir y de ahí al Océano Atlántico, haciendo así una pequeña contribución a los millones de toneladas de plástico que se vierten a los océanos cada año [10].

Residuos plasticos en la cuenca y aguas del arroyo Salado de Porcuna (marzo 2019)

El impacto de los residuos plásticos en el océano está más documentado que en el suelo y es considerado, junto al cambio climático, uno de los problemas ambientales contemporáneos más preocupantes. Es bien sabido que la ingesta de plásticos provoca daños físicos (hemorragias, úlceras, oclusiones intestinales, prolapso rectal, etc.) y modifica el comportamiento y reproducción de aves y organismos marinos, resultando a menudo en una muerte agónica [11,12]. También sabemos que los microplásticos se transfieren a través de la cadena alimentaria, llegando a especies consumibles por el ser humano como el marisco y el pescado [13]. A modo de ejemplo, un estudio del Instituto Español de Oceanografía [14] analizó en 2014 un total de 212 peces de las costas atlánticas y mediterráneas españolas y encontró microplásticos en un 17.5% de los ejemplares.

Aunque ésta no es la única vía por la que los microplásticos pueden llegar a nuestro cuerpo. Los alimentos, desde la sal a la cerveza, pueden contaminarse en el proceso de producción [15,16] e incluso el aire que respiramos contiene micropartículas en suspensión [17]. Aunque hay evidencia sobre la presencia de plásticos en las heces humanas [18], todavía no se conocen las consecuencias de este consumo sobre nuestro cuerpo. Lo que sí se va conociendo son los elevados costes económicos asociados a la contaminación por plásticos. Según un estudio publicado este mismo año [19], la reducción de servicios ecosistémicos (áreas de pesca y acuicultura seguras y sostenibles, áreas recreacionales y valores patrimoniales) asociadas a la contaminación marina por residuos plásticos supone un coste anual de entre 500 y 2500 billones de dólares americanos al año.


Ave marina muerta con el vientre lleno de plásticos en Midway Atoll (Estados Unidos). Foto: Chris Jordan; Fuente: Takepart

Entonces, ¿qué podemos hacer nosotros para combatir este problema? Si hablamos de la contaminación en términos globales, la respuesta a esta pregunta no es fácil. Sin duda hacen falta leyes y regulaciones para reducir el consumo y la cantidad de residuos. Sin embargo, los pequeños gestos cuentan y pueden presionar a la industria y gobernantes a cambiar el modelo de consumo. Un buen ejemplo es reducir los plásticos de un solo uso como las bolsas y embalajes (los mercados tradicionales como la Plaza de Abastos pueden ayudar en esta práctica) y beber agua del grifo, que SÍ, es perfectamente segura y saludable, así que más jarra, cantimplora o porrón de toda la vida y menos plástico. En el blog vivirsinplastico.com dan muchas más ideas sobre cómo reducir el plástico de un solo uso en nuestro día a día.

Si hablamos de proteger los campos de Porcuna de la imagen de vertedero y preservar nuestros suelos, acuíferos y arroyos, la respuesta es mucho más sencilla. En primer lugar, empecemos por dejar de tirar la basura al suelo, tanto en el pueblo como en la Redonda o en el campo. Y si vemos al vecino hacerlo, saquémosle los colores por su comportamiento incívico. Segundo, invirtamos en educación y concienciación sobre el tema, usemos más a menudo nuestro Punto Limpio y, tal como se ha explicado anteriormente, reduzcamos el consumo de plásticos de un solo uso. Y ya puestos, ¿por qué no realizar un pequeño esfuerzo colectivo y limpiar las cunetas ya contaminadas?

Si hay algo que nos caracteriza a los porcunenses es el amor por nuestro pueblo y nuestra tierra, ¿de verdad vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras convertimos nuestro mar de olivos en un mar de plástico?

 

Isabel Jalón Rojas

 

Mares de plásticos: a la izquierda, campo de olivos en Jaén capital después de una fiesta (fuente: Ideal); a la derecha, Bahía de Manila, Filipinas (foto: Foto: Erick de Castro, Reuters; fuente: National Geographics)

 

Referencias

[1] Pramila., R. and Vijaya Ramesh, K. (2011). Biodegradation of low density polyethylene (LDPE) by fungi isolated from municipal landfill area. J Microbiol Biotech Res 1(4):131-136.

[2] Usha, R., Sangeetha, T., Palaniswamy, M. (2011). Screening of Polyethylene Degrading Microorganisms from Garbage Soil. Libyan Agric Res Cen J Intl 2(4): 200-204.

[3] Hurley, R.R., Nizzetto, L. (2018). Fate and occurrence of micro(nano)plastics in soils: Knowledge gaps and possible risks, Current Opinion in Environmental Science & Health, 1: 6-11.

[4] Teuten, E.L, Rowland, S.J., Galloway, T.S., and Thompson, R.C. (2007). Potential for Plastics to Transport Hydrophobic Contaminants, Environmental Science & Technology, 41 (22): 7759-7764.

[5] Tanaka, K., Takada, H., Yamashita, R., Mizukawa, K., Fukuwaka, M., and Watanuki, Y. (2015) Facilitated Leaching of Additive-Derived PBDEs from Plastic by Seabirds’ Stomach Oil and Accumulation in Tissues. Environmental Science & Technology, 49 (19): 11799-11807.

[6] Ju, H., Zhu, D., Qiao, M. (2019). Effects of polyethylene microplastics on the gut microbial community, reproduction and avoidance behaviors of the soil springtail, Folsomia candida, Environmental Pollution, 247: 890-897.

[7] Huerta-Lwanga, E., Gertsen, H., Gooren, H., Peters, P., Salánki, T., van der Ploeg, Ellen Besseling, M., et al. (2016). Microplastics in the Terrestrial Ecosystem: Implications for Lumbricus terrestris (Oligochaeta, Lumbricidae), Environmental Science & Technology, 50 (5): 2685-2691.

[8] Awet, T.T., Kohl, Y., Meier, F., Straskraba, S.,  Grün, A.L., Ruf, T., Jost, C., Drexel, R., Tunc, E., and Emmerling, C. (2018). Effects of polystyrene nanoparticles on the microbiota and functional diversity of enzymes in soil, Environmental Sciences Europe, 30(11).

[9] de Souza Machado, A.A., Lau, C.W., Till, J., Kloas, W., Lehmann, A., Becker R., Rillig, M., C. (2018) Impacts of Microplastics on the Soil Biophysical Environment, Environ. Sci. Technol., 52(17): 9656-9665.

[10] Jambeck, J. R., Geyer, R., Wilcox, C., Siegler, T.R., Perryman, M., Andrady, A., et al. (2015). Plastic waste inputs from land into the ocean. Science, 347(6223): 768–771.

[11] Wright, S.L., Thompson, R.C., Galloway, T.S. (2013). The physical impacts of microplastics on marine organisms: A review, Environmental Pollution, 178: 483-492.

[12] Lindsay, W.L, Webster, M.S., Varian, C.W., Schwabl, H. (2009). Plumage colour acquisition and behaviour are associated with androgens in a phenotypically plastic tropical bird, Animal Behaviour, 77(6): 1525-1532.

[13] Carbery, M., O’Connor, W., Palanisami, T. (2018). Trophic transfer of microplastics and mixed contaminants in the marine food web and implications for human health, Environment International, 115: 400-409.

[14] Bellas, J., Martínez-Armental, J., Martínez-Cámara, A., Besada, V., Martínez-Gómez, C. (2016). Ingestion of microplastics by demersal fish from the Spanish Atlantic and Mediterranean coasts, Marine Pollution Bulletin, 109(1):55-60.

[15] Kim, J.-S. Lee, H.-J., Kim, S.-K., and Kim, H.-J. (2018). Global Pattern of Microplastics (MPs) in Commercial Food-Grade Salts: Sea Salt as an Indicator of Seawater MP Pollution, Environmental Science & Technology, 52(21): 12819-12828.

[16] Liebezeit G., and Liebezeit, E. (2014). Synthetic particles as contaminants in German beers, Food Additives & Contaminants: Part A, 31:9: 1574-1578.

[17] Gasperi, J., Wright, S.L, Dris, R., Collard, F., Mandin, C., Guerrouache, M., Langlois, V., Kelly, F.J., Tassin, B. (2018). Microplastics in air: Are we breathing it in?, Current Opinion in Environmental Science & Health, 1: 1-5.

[18] Liebmann, B., Köppel, S., Königshofer, P., Bucsics, T., Reiberger, T. and Schwabl, P. (2018). Assessment of microplastic concentrations in human stool – Preliminary results of a prospective study. Conference on Emerging Contaminants (EMCON), 25-28 June 2018, Oslo, Norway.

[19] Beaumont, N.J., Aanesen, M., Austen, M.C., Börger, T., Clark, J.R., Cole, M., Hooper, T., Lindeque, P.K., Pascoe, C., Wyles, K.J. (2019). Global ecological, social and economic impacts of marine plastic, Marine Pollution Bulletin, 142: 189-195.

 

 

Posted in Economía/Olivar, Medioambiente/Energía, Salud/Consumo, Sociedad/Asociaciones/ONGs | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

‘Tirón de orejas’ en Porcuna

Posted by deporcuna en 29 mayo 2016

Posted in Ayuntamiento, Medioambiente/Energía, Obras/Infraestructura, Sociedad/Asociaciones/ONGs | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

 
Isabel Jalón Rojas

coastal physical oceanographer